miércoles, 4 de marzo de 2009

Alimentar las colmenas


La alimentación de las colmenas, es una práctica muy útil para la estimulación y el desarrollo de la colmena a la salida del Invierno. Con la alimentación tendremos la garantía de que las colmenas no perezcan por hambre.

A principios de la Primavera, muchas colmenas mueren después de haber superado el Invierno, porque es el momento de expansión de la población de la colmena, y al venir días de inactividad por mal tiempo y disponer de mucho ganado, consumen muy rápidamente las existencias. Lo que hace que la reina, regule, disminuyendo la puesta, o incluso abandonado su protección, lo que provoca, pollo escayolado, loques, micosis, etc.

La alimentación, se puede hacer, mediante piensos comercializados para tal fin. O elaborando el propio apicultor, su pienso. Se puede alimentar con "candi". Este es un pienso hecho a base de azúcar y agua calentado lentamente hasta reducir de tal forma que quede hecho una pasta mas o menos compacta, a la que también se le puede añadir harina, como sustitutivo del polen.

Es una forma de alimentación buena, porque no se aporta humedad a la colmena.

"Jarabe" es otra manera de alimentar las colmenas, que yo utilizo por comodidad. El jarabe se hace en concentración de 60% de azúcar y 40% de agua.

Para la colocación en la colmena, se coloca en alimentadores entre la tapa y entretapa, dotando a la entretapa de un orificio central para que suban las abejas a tomarlo. Se puede alimentar también con bolsas de plástico, colocadas en el mismo lugar.

Yo, porque me gusta una apicultura practica y económica, utilizo las bolsas, que coloco después de llenar con 1/2 l de jarabe, quedando la boca de la bolsa en el borde de la entretapa pillada con la tapa, para ello tengo las entretapas con listones de 4cm, de esa forma nunca aplasto con la tapa la bolsa llena de jarabe.
En ocasiones, también alimento con piensos comprados, que en lugar de colocar la bolsa de Kg la parto a la mitad, colocando media en cada colmena, de esa manera la toman mejor.

La alimentación, si la iniciamos muy pronto, podemos provocar un desarrollo prematuro en la colmena, si vienen días muy fríos y prolongado, abandonarán la cría y se producirán enfermedades .
Por lo que hay que ser cautos con el momento y cantidad de alimentación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada